Cuando el Riesgo se Transforma en Triunfo

Todo aquel que sueña con emprender, fundar su propio negocio o independizarse, debe tener en claro, que la decisión de volar por cuenta propia, muchas veces trae consigo un amplio abanico de riesgos, que de no tomarlos en serio nos conducirán inevitablemente al fracaso. Pero por otro lado, si dejamos que estos riesgos se apoderen de nosotros, tampoco tendremos el éxito que deseamos.

Lo inteligente a la hora de afrontar los riesgos que trae consigo cualquier emprendimiento, es ser claros y objetivos sobre los peligros que conlleva volver realidad nuestros proyectos. Realizar una lista de los posibles apuros que se pueden correr, nos permitirá tomar previsiones, generar planes de contingencia o simplemente disminuir el grado en que estos nos puedan afectar tanto a nivel económico como psíquico.

En este punto debemos recordar que todo en la vida conlleva un riesgo implícito, el conducir nuestro coche a diario trae consigo el riesgo de sufrir un accidente. Enjabonarnos en la ducha aumenta las posibilidades de resbalarnos y caer. El desvelar nuestros sentimientos por esa persona especial, puede cambiar para bien o para mal una relación de años.

Entonces, ¿Por qué el emprender tendría que ser diferente?

La realidad es que emprender no es para nada diferente. Es una decisión de vida, al igual que la carrera que estudiamos, la pareja que elegimos y la cantidad de hijos que tenemos (Cuando existe una planificación familiar). Solo que estas cosas entran dentro del parámetro de lo “común”.

Y el ser emprendedor, en cambio, significa salirse del camino de lo conocido, trabajar con lo incierto y luchar por un ideal que solamente está claro para nosotros. Realmente, son estas las principales razones que impiden que todo el mundo tenga espíritu emprendedor.

riesgo es proporcional al triunfo

Los principales riesgos a tener en cuenta.

Los expertos en la materia, han detectado 3 tipos de riesgos que son determinantes para el éxito de cualquier emprendimiento, y aunque no podamos eliminarlos de la ecuación, siempre existe la posibilidad de disminuir su impacto en la realidad. Estos riesgos son los siguientes:

tu pierdes tu ganas

• Riesgo económico: Es el primer impedimento por el cual atraviesa cualquier proyecto de negocio; y el miedo más grande por parte de lo inversionista. Por lo general, cuando buscamos el capital de arranque optamos por echar mano de nuestros ahorros, pero esto es un error.

Claro que debemos inyectarle dinero a nuestra propia idea, pero lo correcto es buscar aliados que nos ayuden a financiarla, en un principio debemos buscar dichos aliados dentro de nuestro círculo íntimo, es decir, familiares y amigos. Pero con el claro objetivo de que el dinero aportado represente la cantidad mínima que estén dispuestos a perder en caso de que la idea no llegue a buen puerto.

• Riesgo a no vender: Este es el riesgo más fácil de controlar, porque está limitado a la realización de un estudio de mercado previo, que nos permita conocer las opiniones de nuestros clientes sobre el producto que deseas ofrecer y así adaptarlo realmente a las necesidades del mercado.

• Riesgo a desconocer el negocio: Muchos emprendedores han decidido apostar su dinero en un sector económico que desconocen. Lo cual en teoría no es malo, porque siempre tenemos la posibilidad de contratar especialistas que se encarguen de los detalles técnicos. Pero, lo que si no debemos delegar es el conocimiento operativo de la empresa, dado que esto es lo que nos permite evaluar que tan bien o que tan mal lo estamos haciendo.

Como podemos observar, los riesgos no tienen que ser un factor estresante al momento de emprender, más bien debemos verlos como indicadores de la realidad, que nos permiten tomar decisiones sensatas al momento de crear nuestro plan de negocio. Así como, debemos tener en claro que el tamaño del riesgo es equivalente al tamaño de la recompensa.

Ana Maria Gallego

Hola, soy Ana María Gallego de Alicante (España). Mi Tierra es de Mar, una Ciudad Muy Bonita y Alegre. Estoy Felizmente casada con Chus Lorenzo y tengo dos hermosos hijos llamados Jesús y Ana María.

De Funcionaria de Justicia durante 11 años a Mujer Empresaria y de Negocios en el Internet. Al poco tiempo de empezar esta nueva Aventura ya obtuve Ganancias de mi Negocio y empezaba a dominar las Técnicas del Márketing Online.

Ver todos los post

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad