Compite solo contigo mismo en tu Superación Personal.

Vivimos en un mundo altamente competitivo, hemos oído en cientos de ocasiones que parte del éxito de un emprendimiento proviene de evaluar a la competencia, estudiar que han hecho bien, que han hecho mal y en que nos podemos diferenciar para darle a nuestros clientes una propuesta de valor única e irrepetible.

Sin embargo, está visión de la competencia como el enemigo, como ese obstáculo que debemos salvar a toda costa, ha dejado de lado una de las verdades más elementales del mundo y que se puede resumir en una frase dicha por el célebre sabio Confucio: “Desde el hombre más noble al más humilde, todos tienen el deber de mejorar y corregir su propio ser”. Este maravilloso pensamiento, encierra una enseñanza muy simple, nadie puede mejorar o triunfar en la vida si no se mejora a sí mismo.

Conócete a ti mismo y compite solo contigo mismo.

Desde la antigüedad, al hombre se le ha estado pidiendo que se estudie a sí mismo, que descubra cuáles son sus puntos débiles, cuáles son sus ventajas y sobre todo, que intente cada día ser una mejor versión del hombre que era ayer.

Compite solo contigo mismo

Esta visión del mundo es la que tiene desarrollada los artistas, nadie nace siendo un Miguel Ángel, un Da Vinci o un Rafael, es más trayendo el ejemplo mucho más a la realidad contemporánea, nadie nace cantando como Adele, todos estos artistas fueron cultivando sus habilidades, aprendiendo nuevas técnicas y superándose a ellos mismos día tras día, para lograr ser los mayores referentes dentro de su área.




Al momento de emprender ocurre lo mismo, es de necios estarse comparando una y otra vez con las demás personas, porque no todos poseemos los mismo tipos de inteligencias, no contamos con las mismas habilidades y mucho menos tenemos el mismo potencial físico, pero lo que si es cierto, es que cada uno de nosotros tiene una mezcla única de atributos que nos proporciona una ventaja competitiva.

El truco está en evaluarnos y descubrir cuáles son esas habilidades que nos hacen destacar por sobre la mayoría. Por ejemplo Andrea Bocelli, este famosísimo cantante de ópera, sabe que su mayor habilidad es su oído musical súper desarrollado, debido a su discapacidad visual. Pero este hombre ha triunfado porque no se quedó lamentándose de la pérdida de su vista, ni pensando que él jamás podría ser un goleador como Messi.

Todos tenemos un talento lo ideal es irlo puliendo conforme crecemos.

Todos, absolutamente todos poseemos una habilidad que podemos legar al mundo, quizás nuestro mayor atributo sea la abnegación y decidamos crear una fundación que ayude a los más necesitados del mundo, tal vez somos geniales para burlarnos de la vida y nos transformemos en un gran youtuber con millones de seguidores que no solo consuman nuestros vídeos, sino que además nos quieran conocer en vivo.

Lo cierto es, que sin importar el área en la que deseamos emprender y conquistar el éxito, si cada día no somos un poquito mejor de lo que éramos ayer, si pasamos la mayoría del tiempo comparándonos con el que tenemos al lado y si no descubrimos nuestro propio potencial, lo más seguro es que fracasemos, porque nosotros somos nuestro peor enemigo.

amg

Ana Maria Gallego

Hola, soy Ana María Gallego de Alicante (España). Mi Tierra es de Mar, una Ciudad Muy Bonita y Alegre. Estoy Felizmente casada con Chus Lorenzo y tengo dos hermosos hijos llamados Jesús y Ana María.

De Funcionaria de Justicia durante 11 años a Mujer Empresaria y de Negocios en el Internet. Al poco tiempo de empezar esta nueva Aventura ya obtuve Ganancias de mi Negocio y empezaba a dominar las Técnicas del Márketing Online.

Ver todos los post

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad